fbpx

Haz que me importe: Afinando la brújula interior

Si estás leyendo esto seguramente me entenderás si hablo del esfuerzo que requiere retomar actividades que dejamos olvidadas durante mucho tiempo. Sea la actividad física, lectura, caminatas o estudiar, cuando dejó de ser un hábito, cuesta volver.

Al pensar en esto se me viene el típico consejo que te dan cuando salís a correr: «Si parás a descansar, que sea poco tiempo, porque sino se enfrían los músculos». En mi caso, quería retomar la escritura, y estaba frío.

Cuando veía sobre que escribir, se me venía una frase muy simple que había escuchado en una charla de Andrew Stanton, director, guionista y productor de Pixar, sobre como contar historias. Eran cuatro poderosas palabras que él había utilizado para comenzar y empezaban a girar en mi cabeza: Haz que me importe.

Una y otra vez venía eso a mi mente y, aunque no entendía mucho que era lo que quería decir, ya que no tenía pensado hablar de Storytelling, soy de las personas que cree que cuando una idea llega hay que aprovecharla inmediatamente. Me puse a escribir lo primero que salió. Al hacerlo me daba cuenta que no era todo “publicable”, sin embargo, soy consciente que hay que abrir la canilla para que el agua comience a correr, y así lo hice.

En ese momento descubrí que estaba realizando un viaje hacia el interior de mis pensamientos, que mi actividad no era encontrar una idea atractiva, pasos que puedan “enganchar” a la audiencia, sino que, en el momento que iba volcando cada palabra, me iba reencontrando conmigo mismo, con ese hábito de la escritura que había dejado de lado por el las cosas que sucedían día a día, en definitiva, con aquello que tenía para decir y no estaba diciendo.

Cuando descubrí eso, me volví sobre mí mismo y mis palabras, me daba cuenta que el pensamiento “haz que me importe” tenía más que ver con un mensaje de sintonía fina para mí, que con una idea para otros. Volver a escribir y compartir pensamientos que realmente vengan desde un genuino interior y no de un acartonado deseo de publicar por publicar, en otras palabras, si lo iba a hacer, que sea por las razones correctas. En esa esencia volvía a encontrar valor.

«Los grandes progresos comienzan con pequeñas acciones»

Ni bien terminé de reflexionar estas palabras, asumí llevar conmigo está pequeña frase como un mensaje interno hacia mí mismo: “Tomás, haz que me importe”. Como soy un fiel creyente que los grandes progresos comienzan con pequeñas acciones, tomé una pequeña tarjeta, redacte el pensamiento y lo guardé en mi bolsillo como un pequeño gesto que me ayude a calibrar mis sentidos para dedicarle tiempo a lo que realmente importa y, para que esto no quede en un descubrimiento individual, se me ocurre que lo podamos compartir con un pequeño ejercicio:

Te invito a que armes una lista y pongas de un lado aquellas cosas a las que más tiempo le dedicás, y del otro, las que te gustaría estar haciendo pero por alguna razón estás postergando. Una vez realizado esto podes pensar dos cosas:

  • ¿Qué es lo importante? (Es la pregunta que cada uno deberá responder)
  • ¿Cuánto le estas dedicando a lo que realmente importa?

Esta no es una de las publicaciones a las que estoy acostumbrado, posiblemente no sea el estilo de las que la sucederán, sin embargo, si estás leyendo esto, me gustaría que te tomes un minuto con las dos listas, menciones tu nombre y digas a vos mismo: “Haz que me importe”.

Tomás Leonel Alvarez
Fundador de Talento Colectivo
Coordinador General en Fundación pro Universidad
tomasalvarez@funicomapu.com.ar



Visitá #EfectoContagio para más contenidos

https://www.facebook.com/352318614964083/videos/222144312200975

Acerca de Tomás Alvarez

Plataforma destinada a brindar herramientas y materiales formativos de calidad, que estimulen el desarrollo personal y motiven la búsqueda de crecimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *